¿Cómo se podrían aplicar en la “nueva normalidad”?