WhatsApp: por qué en Estados Unidos poca gente usa la aplicación